Cuánto debe durar una siesta

Cuánto debe durar una siesta

Desde muy pequeños estamos acostumbrados a echar durante el día al menos una siesta en algún punto de nuestras actividades, algo que es habitual en millones de personas, y que inicialmente surgió como un método para combatir el calor extremo que existe en los países mediterráneos desérticos.

Tiempo que tiene que durar una siesta

Aunque no se trata de una actividad que se practica en todos los países, cada vez son más las culturas que la apoyan, sobre todo para aquellas personas que no han conseguido dormir lo suficiente durante la noche anterior, y que por ello no hayan logrado descansar lo que era debido.

Considerando que se trata de una actividad beneficiosa para quienes quieren recargar energías, es normal que surja la interrogante sobre cuánto debe durar una siesta para que sea efectiva en nuestro cuerpo, algo que seguro muchas personas se han cuestionado en alguna oportunidad.

Si eres uno de los que se pregunta cuánto debe durar una siesta, continúa leyendo este post donde te daremos toda la información al respecto, para que así te puedas beneficiar debidamente de este descanso si lo necesitas durante tu jornada diaria.

El tiempo de duración es relativo

No existe otra forma de comenzar a dar respuesta a la pregunta inicial, que mencionando que la duración de una siesta es algo relativo para cada quien, porque se tienen que tomar en cuenta varias circunstancias en concreto, y que derivan de lo bien que haya dormido la persona la noche anterior, si está muy cansado, está estresado, etc.

Cuando está terminando la primavera y entrando el verano, es normal que las personas sufran de algunos trastornos moderados del sueño por el cambio de horario, así que aquí se puede dar un tiempo de siesta diferente para cada uno, según la adaptación que ellos puedan tener al cambio de temporada que está sucediendo.

Una siesta debe servir para que la persona que la tome pueda compensar de forma parcial las alteraciones de sueño nocturno que ha experimentado, ayudándolo a adaptarse mejor al cambio estacional.

Pese a que el tiempo de una siesta es algo relativo, si existen períodos mínimos y máximos en los cuales se les puede considerar saludable.

Algunos estudios realizados han determinado que diez minutos de siesta son suficientes para que podamos plantar cara al resto del día, pero que además ese tiempo nos ayudará a aumentar nuestra capacidad de resolución de problemas complejos.

También se hicieron otros estudios donde aseguraron que las siestas un poco más largas (30 minutos) tendrían más beneficios para nosotros, como el aumento de nuestro rendimiento en un 30% y de nuestra capacidad de atención en un 100%, tal y como sucedió con los astronautas de la NASA, quienes llaman a las siestas power nap, pero estos después acortaron el tiempo de duración a 25,8 minutos.

Además, dentro de la relatividad de la duración de una siesta, otros estudios afirman que son 40 minutos los que debe durar para que mejore nuestra salud en general, pero estudios más recientes señala que debe ser entre 50 y 60 minutos para obtener resultados multiplicados por cinco en cuanto a nuestra retención memorística.

Entonces, dada toda la información mencionada, podríamos decir que el tiempo de una siesta debe ser entre 10 minutos y una hora, según los beneficios que se quiera obtener con ella, pero sin abusar de ese tiempo para que no deje de ser saludable.

Siestas que no son saludables

En el apartado anterior dejamos abierta una idea que seguro notaste, y es que las siestas que son largas no son saludables, por lo que seguro te preguntarás ¿a qué se debe eso?

Los estudios realizados en cuanto a las siestas en las personas, aducen que durante ese tiempo entramos en una fase del sueño profunda por mucho rato, que después debe romperse de golpe cuando ya nuestro cuerpo se estaba acostumbrado al modo sueño, por lo que nuestro organismo tendrá que activarse de golpe.

Para que el cuerpo logre reactivarse de manera rápida, este debe segregar cantidades elevadas de cortisol para que consigamos salir del letargo, y pueden terminar ocasionándonos dolores de cabeza y mal humor, ya que se trata de una respuesta inflamatoria.

De tener una siesta muy larga, es normal que después en la noche nos cueste dormir placenteramente, y corremos el riesgo de que esto se convierta en un círculo vicioso que difícilmente podremos terminar.

Si decides tomar una siesta durante tu jornada diaria, lo ideal es que sea de entre 10 y 60 minutos para que sea saludable, así que trata de no pasarte de ese tiempo, y en las noches podrás dormir como es debido.

Deja un comentario