Qué fue primero la gallina o el huevo

Qué fue primero la gallina o el huevo

Siempre hemos leído o escuchado, como si se tratara de una pregunta de broma, ¿Qué fue primero la gallina o el huevo?, pero resulta que el planteamiento es totalmente válido, y que ha sido una pregunta que ha causado mucha controversia entre la comunidad científica.

Las gallinas son unos de los animales de granja más comunes que existe, es por eso que hay en el mundo más de 20.000 millones de gallinas, lo que triplica a la población humana, y quizás sea eso mismo lo que crea tanta curiosidad acerca de quién fue primero, si el huevo o la gallina.

Esta pregunta que realmente es una paradoja que surgió en la antigua Grecia, ha tratado de responderse durante muchos años, pero cuya respuesta quizás no termina por beneficiar o de inclinarse hacia ninguno de los participantes, y si bien la biología podría responder de manera sencilla, ya que antes de la gallina existía el gallo rojo salvaje que ponía huevos, lo que podría decir que son estos los primeros, se han hecho estudios que han llegado a determinar que no has sido así.

Si eres uno de los interesados en conocer sobre el origen de la gallina y el huevo, de cuál de ellos fue el primero en la tierra, continúa leyendo este artículo donde te planteamos una teoría bastante interesante.

El origen según la física cuántica

Un estudio realizado por científicos de Australia y de Francia, logró probar que según la física cuántica tanto el huevo y la gallina fueron primeros, por lo que no hay premio para ninguno de los dos en ese sentido.

En el estudio realizado, una de las físicas señaló que la mecánica cuántica actúa de una forma extraña, por lo que los eventos que pueden suceder no tienen que hacerlo en algún orden establecido.

Si se coloca como ejemplo el viaje a diario a un sitio de trabajo, el cual puede hacerse una parte en autobús y otra en tren, lo normal sería que primero se tome el autobús y después el tren o al revés, por lo que se estaría hablando de que cualquiera de las situaciones puede ocurrir primero, a lo cual se le conoce como “orden causal indefinido”, aunque rara vez sucede en nuestras vidas.

Con el objetivo de analizar en el laboratorio si el orden causal indefinido es el que explica si fue la gallina o el huevo primero, los investigadores utilizaron una configuración conocida como interruptor cuántico fotónico, donde el orden de dos eventos dependen de un control.

El origen según la física cuántica

Ejemplo del origen según la física cuántica

Para entender un poco mejor el estudio realizado, los investigadores lo explicaron con los bits de un ordenador, los cuales pueden tener el valor de 0 o de 1, pues a lo que ellos llaman control, si el valor de este es 0, entonces el huevo surgiría primero que la gallina; pero si el valor del control fuese 1, sería todo lo contrario.

Lo que ocurre es que cuando se trata de física cuántica, se pueden tener bits que estén en superposición, lo que se traduce en que su valor puede ser de 0 y 1 al mismo tiempo, por lo que se podría decir que el bit tiene un valor indefinido.

Dado el valor indefinido que tiene entonces el control, el cual determina a la vez el orden, se podría decir que existe un orden indefinido entre los elementos A y B, lo que es igual al huevo y la gallina.

Pese a que usualmente se puede decir que un elemento A sucede primero que B o que un elemento B ocurre antes que A, en la mecánica cuántica ocurre de otro modo, por lo que si las dos expresiones pueden ser ciertas, entonces estamos en presencia de un orden causal indefinido.

El origen primero del huevo antes que la gallina es posible, pero también lo es que la gallina haya sido primero que el huevo, por lo que evidentemente estamos en presencia de un orden causal indefinido, y aquí no hay discusión que valga respecto a este tema.

¿Entonces ninguno fue primero?

Lo cierto es que si tomamos como base del estudio a la física cuántica, el orden de la gallina y del huevo es indefinido, por lo que se puede concluir que la causalidad de estos es indefinida, y eso solo nos dice que ambos planteamientos son válidos y aceptables.

Quizás en un futuro se logre explicar cómo es que el mundo cuántico funciona de una manera diferente a lo que vemos hoy en día, y hasta será posible experimentar el orden causal indefinido, pero hasta que no se logre conciliar a la física cuántica con la relatividad general, no se podrá avanzar en ese sentido.

Deja un comentario